¿Elijo yo… o “mandan” mis emociones?

¿Quién manda, tus emociones o tú? - Foto

Diario de Gema: 9 de enero

Hoy ha sido un día “con altibajos”. Como una “montaña rusa de emociones”.

Me he despertado… he meditado y he dado gracias por mis posibilidades, por mi entorno, por mi salud. Ducha, desayuno y a trabajar. Zen total.

Empiezo revisando las inscripciones para la conferencia de Paco: 45 personas!!! Genial!!!! En breve cerraremos el cupo. ¡¡Qué buenas noticias!! ¡¡Fantástica forma de empezar la mañana!! ¡Qué alegría!

Abro el correo: ¡Pero bueno! Un coachee me ha escrito para decirme lo contento que está con su proceso y que “le estoy cambiando la vida”. Hoy es un gran día, está claro. Los astros están de mi parte.

Llamada de Paco (exigente donde los haya): le han gustado mucho los textos que estoy preparando para la web y me ha felicitado.  ¿¿Se puede pedir algo más??? Está claro que hoy es mi día de suerte… ¡¡Estoy supercontenta!!

¡¡No puede ser!! No me lo creo!! Un mensaje de Joaquín (que no me gusta, pero me da vidilla) para invitarme a cenar. ¡¡Hoy todo me sale bien!! ¡¡Qué feliz soy!! Quizás debería comprar lotería… 🙂

Vivo el resto de la mañana en una nube… EUFÓRICA. Hasta la comida sabe especial.

16.30 No funciona el listado de Mailchimp. Llevamos más de un mes con la dichosa web… y esto no acaba de funcionar. Estoy harta, más que harta. No avanzamos. Y el proveedor de la web es un “piiiiiiiiiiiii” sin sangre en las venas. No tiene palabra. No cumple nunca lo que promete. Y su falta de compromiso tira mi trabajo por la borda. Estoy hasta el moño de que este tío me estropee los días. ¡¡Vaya cabreo que tengo!!

La imprenta me envía las nuevas tarjetas: ¿Qué parte de “quiero tarjetas mates, sin brillo”… no habrán entendido? Normal que el país vaya mal. La gente es muy incompetente. Sólo sirven para hacerte perder el tempo. ¡Vaya día me está dando esta panda!

La última: llamada de la administradora de mi comunidad. Una petarda… estirada… que se ahoga en un vaso de agua. Otra vez a vueltas con la derrama de las terrazas… Y yo en medio. Pero bueno, ¿es que el mundo hoy se ha puesto de acuerdo para estropearme el día?? ¡¡Vaya asco de vida!!

Decido ir a dar un paseo para airearme y que se me quite el enfado y el dolor de cabeza que me han puesto entre todos. Lo del atasco, lo mal que conduce el personal, y la olorosa “firma” de perro del parque (que los dueños son unos incívicos)… mejor no lo cuento. Definitivamente hoy ha sido un día para el olvido.

-FIN-

Me he permitido la licencia de imaginar y fabular cómo hubiera podido ser un día cualquiera de la Gema de hace un par de años. Así funcionaba yo antes. ¿Te suena? En función de lo que “otros me hacían”… las emociones surgían… y me deja desbordar por ellas… para que decidieran mi día. Para bien… o para mal.

Me he sonreído y hasta reído escribiendo estas líneas. Recordando y… porque en algunas cosas… ¡todavía veo los traspiés que doy a día de hoy! A la vez siento una dulce sensación de paz… de ir avanzando por el buen camino… de estar tomando conciencia.

De esto va la Inteligencia Emocional y la charla de Paco del día 17 de enero: “¿Eliges cómo quieres vivir cada día… o las que “mandan” son tus emociones?”. Va de darte cuenta de si eliges tú… o las que mandan en ti son tus emociones. Si te has sentido identificado con “el diario” y te gustaría coger las riendas de tu vida y ser tú quien pinte tus días de color azul (o rosa o amarillo), te invito a que vengas a la conferencia de Ecocentro. Te llevarás en la mochila alguna toma de conciencia.

Y ahora voy a disfrutar del martes, traiga lo que traiga, porque, a día de hoy, mi estado de ánimo, lo elige GEMA.

Feliz martes y un achuchón cálido.